Buscando rincones de historia en el centro de Nicosia.

Mañana, día 15 de julio se cumplen 36 años del golpe de estado provocado por la junta militar de Grecia en colaboración con el ejercito chipriota.

En aquel entonces el fanatismo dominaba en el área política y la comunidad griega, estaba partida en dos. Los que defendían y apoyaban la política independetista de la isla contra los que iban a por la unión con Grecia.

El primer grupo era dirigido por Makarios, presidente de la república de Chipre, y el segundo por una organización política nacionalista y clandestina que se llamaba EOKA B (organización nacional de los lucahdores de Chipre).

La B significa el número 2 ya que la primera EOKA fue la luchó contra el imperio Británico.

En realidad, Chipre ya había empezado a ser una isla partida en dos desde el 1964 cuando las autoridades turcochipriotas decidieron que su pueblo abandonase sus hogares en los pueblos y las ciudades que habitaban para que se concentrara en una franja que empezaba en la parte septentrional de Nicosia y se extendía hasta Keryña.

A parte de esta franja otra parte de la comunidad turca se juntó en el área de Kókkina en la península de Tiliriá. Estos dos territorios limitados, fueron bajo el control turcochipriota y se separaron del territorio de la república. El acontecimiento de la división se debe al conflicto griegoturco que condujo en batallas violentas entre las dos comunidades en Diciembre de 1963.

Pues Nicosia se vió obligada a separarse y percibió la violencia de aquella época metiéndose en su cuerpo la frontera que divide hasta ahora la ciudad.

Esta ventana da a la linea verde. Desde 1963 muchas ventanas de la capital chipriota dan al vacío...

La linea verde que se diseñó por un militar Británico sobre el mapa de la capital entonces, no deja que el norte se conecte directamente con el sur y eso hace que en varios puntos a lo largo de ella se encuentren puestos de guardia.

Banderas griegas.

Así de cerca están las cuatro banderas en esta esquina de la capital. Recuerdan que la acción más sencilla en la historia de ser humano es poner bórderes y provocar el odio.

Después de la apertura de la calle Lidras muchos de aquellos puestos han quedado sin uso dejando una marca amarga en la ciudad. Por casualidad encontré uno de ellos en el barrio de Crisaliniótissa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s