La calle “Lidras”

Es una calle peatonal estrecha y larga. La cubren edificios antíguos e históricos. Eso no quita la presencia de centros comerciales modernos. Podría llamarse la “Rambla” o la “Grav Via” de Nicosia. Tal vez por ser el paseo principal en el centro de la ciudad. Hay bares y restaurantes que sacan mesas en la calle, hay gente que anda arriba y abajo, jóvenes que salen, pintadas en las paredes, imágenes simbólicas y ruido, mucho ruido, no por los coches o los altavoces de los bares sino por la historia de la misma calle.

Los domingos se transforma al punto de encuentro para las inmigrantes de la ciudad. En su inicio, en la plaza de Libertad, las mujeres que trabajan en las casas de Nicosia, cotratadas por familias jóvenes muchas veces,  se agrupan y disfrutan de su día de descanso. Los días laborables la calle se llena de turistas, gente que trabaja por el centro, gente clandestina, jóvenes, soldados de Grecia y turcochipriotas o turcos de la otra parte de la ciudad.

En 2008, en abril, fue reunificada  tras 44 años de corte. La calle Lidras, el “makrýdromos=la calle larga”, se quedó partida en dos después de las batallas de diciembre de  1963 entre las dos comunidades.

Anteriormente el límite de la calle por ambas partes de la ciudad era la muralla que se había puesto como protector. Desde la muralla se podía contemplar, por un agujero,  la zona muerta de Nicosia es decir su corazón ya que Nicosia perdió su centro tradicional, cultural y económico después del conflicto de 1963.

En esa época muchos visitantes de Nicosia iban a mirar el punto zero de la calle, el cierre, y se quedaban mirando los edificios abandonados, los lemas escritos en las paredes contra la invasión turca, y las banderas turcas que desde aquel mirador se podían ver.

Ahora en el antíguo cierre hay un pasillo que conduce a la otra parte de Nicosia. Por ambos extremos del pasillo hay comisarías de Policia, por un lado la de la república de Chipre y por otro la llamada “policia de la República Turca de Chipre”. Para cruzar el pasillo y estar en la otra parte se tiene que dejar la documentación.

Aunque duele admitir la potencia de la frontera es la única manera de ver que hay detrás de la zona muerta de la ciudad. Cómo se vive en la parte Turca. Es quizas una harremienta para la reunificación  del pueblo chipriota que desde hace 36 años no está en contacto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s